abril 25

San Jorge 2018 Zaragoza, Día del libro.

Día 23 de abril del 2018, San Jorge, Día del Libro en Zaragoza.Como cada año, mi mujer, Darío y yo nos acercamos al centro de la ciudad para acudir a la llamada de los libros. El día de San Jorge es un día especial para Aragón ya que los libros son protagonistas y Zaragoza es una ciudad donde predomina los escritores de terror. Hay un elenco de autores que dejan lecturas de buena calidad, siluetas edulcoradas con colores vivos en aventuras inimaginables y poesías que harían rendir armas a la más aguerrida princesa del Alto Aragón. Como siempre nos ponemos un tope para adquirir libros y es que la experiencia es un grado, y en este caso un recordatorio, de que no tenemos mucho dinero en casa y la pobreza ataca a la cultura sin remordimientos.
Este año, cada uno de nosotros, podíamos elegir un libro y ya en la mochila de Susana llevábamos uno de casa para encontrar uno de mis autores favoritos, David Jasso.
Lo primero fue hacer “una recarga vitamínica” porque no sabíamos el tiempo que íbamos a estar recorriendo el enigmático Paseo de Independencia y al ser diabético no queríamos pasar mal rato en medio del camino.
La Antilla fue la mejor opción, siempre lo ha sido la verdad, y nada más terminar, nos pusimos en marcha. Principalmente, este año y sabiendo lo que deseaba Darío, buscamos libros sobre dinosaurios y es que son su debilidad. Aprender los nombres, si son herbívoros o carnívoros, las partes del cuerpo y para que las utilizaban es su principal entretenimiento.
Nada más comenzar nos encontramos con Apache Libros donde ya esta el Jefe Indio sonriendo y vendiendo ejemplares. Lo que me llamó la atención es que el primera fila y destacando con su portada de retrete, “Antología de relatos escatológicos” donde participé con un relato titulado “Capitan KK”. José del Río Fortich, el Jefe Indio antes mencionado, me dijo que tenía una buena aceptación así que, es la primera vez que la mierda la he visto sobrevalorada en mi vida, eso es BIEN.
Luego me encontré con un autor que me gusta mucho y tengo gran respeto, José María Tamparillas, que ya tengo que admitir que la segunda vez lo visitamos y nos enamoramos de Tara, su perrita. Ya sabéis el amor que tiene Darío por los animales y que en casa tenemos a Iuna, nuestra cachorra perpetua y fiel compañera del “pedugo”
Firmando libros, junto al ilustrador Javier Hernández, tuvimos unos minutos de conversación muy agradable.
Nos encontramos, prosiguiendo el camino, con Anabel Capapey que ya le tenía ganitas de darle su merecido achuchón y recordamos el tiempo que ha pasado desde que empezamos la andadura con “Escribiendo Esperanza” y lo que había crecido Darío. Y es que el tiempo pasa sin darnos cuenta.
Por fin pude encontrar el stand de la editorial Cazadora de Ratas donde estaba David Jasso. Saqué “Disforia” y le compré “Al Otro Lado del Miedo”, los dos firmados por él. Apareció, en mitad de la tertulia, Roberto Malo y ya di por hecho que la tarde estaba echada.
Y ya me encontré con Fermin Moreno y Blanca Libia que tuvimos una conversación grata con dos compañeros más en el stand de Tusitala.

Aunque estuvimos amenazados por las lluvias en todo momento, se pudo estar bien y este año, seguramente por la franja horaria, no hubo multitud.
Como sabéis me aparté un poco del mundo “escritoril” porque vi demasiadas rencillas y nunca serví para eso, de hecho en ningún lugar e actividad me ha gustado discutir con nadie y me doy cuenta la de veces que me he callado por no prender la mecha. Decidí apartarme para disfrutar, me absorbió todas esas críticas y que por mi silencio me etiquetaran.
Aunque en estas semanas estoy trabajando mucho en lo que puede ser mi futuro laboral, que aún no puedo desvelar en que consiste, pues he tenido muchas ganas de escribir y sobretodo una idea que tengo desde hace unos años.
La necesidad de escribir debe ser sin tiempos preestablecidos y sin que nadie te diga como debes hacer las cosas, salvo que sea con criterio, haciéndote frenar todas esas ganas que van como una locomotora hacía la próxima estación.
Creo que es justo donde me equivoqué, necesitaba la aprobación de todos los que me rodeaban en ese momento y no comprendía porque tantas pegas. Unas debo de reconocer que era mi forma de escribir y los plazos de entrega que me agobiaban… otras, pues hasta que no pasó el tiempo no me di cuenta y creo que lo mejor esta parte es guardarla en el tintero porque nadie se lo va a creer.
El botín recogido, por mi parte, es “Al Otro Lado del Miedo” de David Jasso.

abril 9

No pensaba escribir algo así…

No pensaba escribir algo así…

No creí jamás hacerlo porque en parte estaba bien, pero me absorbe todo en un torbellino y sólo veo una escapatoria. Nunca he sido de escapar, suelo luchar ante todo y plantar cara, pero desde hace unos años ha sido todo lo contrario. Recapacitando en estos instantes, tengo la necesidad de escribir esto, escupir a la pantalla cada frase que llevo por dentro.
En septiembre me echaron del trabajo, despues de nueve años. Intenté por todos los medios superarme día a día y sólo conseguía que me trataran mal. Ahora mismo estoy a un día de cobrar el paro, han pasado ya los seis meses y cobraré 400€. Me asusta todo lo que pueda pasar ya que no encuentro trabajo y salvo algún cliente, me supera todo lo que me rodea.
No he parado, en ningún momento de mi vida, he luchado como un poseso para mantenerme en pie día tras día. He vivido cosas que cualquier hubiese dicho que es horrible, yo las he podido solucionar y seguir en adelante.
Hace tiempo vi un vídeo, algo que me marcó y me dejó pensativo. Confíe en muchas personas, porque siempre pienso que la gente es buena, pero no todas lo son y me quedé en la calle. Dormí en un cajero durante un tiempo, con pesadillas que me visitaban desde el año 99 y luché. Me enfrenté a todo eso, solo. Sin nadie. 23 días durmiendo en un cajero dan mucho y creo que ahí morí. Dejé de ser Chabi, a ser un ser que se había creado en su mente un mundo nuevo.
Recordé la cantidad de cosas buenas que había disfrutado, pero las malas tocaban en mi cabeza para advertirme que no podía ser feliz.
Ahora, tengo un hijo, tengo miedo, dolor y me siento inseguro por todo lo que esta pasando a mi alrededor. Esa sensación de vacío, tristeza y a la vez melancolía se adueña de mi y no puedo seguir.
Y es que no puedo quejarme. No puedo decir lo que me ocurre porque siempre hay un “es que yo…”, llevo años oyendo eso. Recuerdo el relato que escribí para la antología de la mierda donde mi personaje era el Capitán KK. Un niño que había llevaba en la suela de su bota una mierda y fuese a donde fuese la gente se alejaba. Él no se daba cuenta… yo sí. Me doy cuenta de todo cuando de repente los de a tu alrededor se van, se largan porque no eres necesario.
Aquí estoy, oyendo música de Canarias, mi niñez esta sentado a mi lado y no consigo recordar mi edad. Es triste, sí, pero esa sensación de inservible me acompañará durante un tiempo y duele.
Estos días han sido duros y la única forma de centrarme en la vida es escribir. Mi idea va cogiendo forma y seguro que lo escrito, hasta ahora, se tendrá que pulir, retocar y/o mejorar, pero escribo.
Quiero comprender que está pasando, que si tengo que pedir perdón, que sea ya. Pero que me digan porque lo tengo que hacer para no cometer el mismo error.
Me voy a la cama…

abril 8

Pensamiento Critico: ¿Qué me motiva a escribir?

Pensamiento Crítico: ¿Qué me motiva a escribir?

Pensamiento Crítico: ¿Qué me motiva a escribir?

Mi opinión particular con la suma de mi escasa experiencia.

Llevo unos días enzarzado en un proyecto que Elfidio Heras me había recordado. Aunque la verdad, buscando en mi baúl de escritos, tenía alguna nota sobre la idea, pero perdí esos capítulos que había escrito en las redes sociales. Hablando con él, me surgieron muchas ideas nuevas y enseguida empecé a trazar un nuevo “plan” de trabajo para dedicarme exclusivamente al proyecto.
No quiero sacar a la luz el proyecto aún, así que pregunté en Facebook sobre un dato en concreto y dos personas me aclararon una serie de dudas. Ya sabéis, una duda lleva a otra y así hasta el último minuto.
La cuestión es que pensando en todo esto, quise saber que me motivaba. Encontrar el combustible para llegar hacer, hoy en concreto, novecientas palabras de una sola sentada. Hacía años, salvo con Kalorc en mis ratos libres, que no escupía mi mente tantas palabras y las dejaba caer sobre un archivo en blanco.

1.- Tormenta de ideas o “Brainstorm”
El Brainstorm es una herramienta que se utiliza mucho en la escritura y una de tantas que me gusta utilizar, pero, ¿cómo encontré motivación en esos momentos? Fácil, hablando con Elfidio sobre el proyecto y que no encontraba lo poco que había escrito en su momento, hablé de cual era mi idea, en su momento, y mientras le explicaba, surgían ideas frescas a lo que fue la original hace unos años. A partir de ahí brotaban como violetas aunque ya sabía que alguna iba a desechar e incluso dejarla plantada porque sería inviable para la trama y/o sus personajes.
Sólo el hecho de que intercambiamos ideas los dos, luego me paso con Alicia Morales, pues me encantó tanto que me sentía muy motivado.

2.- Abrir tu procesador de texto favorito o Scrivener
Ya apuntar todas las ideas para no olvidar y abrir el Word, por ejemplo, te motiva. Mucho más si encima empiezas a ver como se va sumando palabras al contador. Scrivener es un programa que utilizo desde hace mucho tiempo y sobretodo porque puedes organizarte. Pero bueno, sólo el hecho de abrir y anotar, ya te sube la motivación y es justo lo que me ocurría en estos días.

3.- Seleccionar la música
Buscar la música, para algunas ideas que van surgiendo, siempre motiva mucho y si encima imaginas la escena sin haberla escrito, pues ya ni te cuento el subidón. De hecho, que puede ocurrir, es que escuchando música vuelves a crear ideas nuevas o mejorarlas. Soy partidario de buscarla en mi biblioteca particular, de la plataforma de YouTube o Spotify, aunque este último no lo utilizo nunca.

4.- Imágenes en la red.
Otro, aunque ya lo considero un añadido es buscar fotos de los supuestos lugares que quieres situar cada escena o mirar el Google Maps para crear otras. Podrás comprobar que la lluvia de ideas se puede seguir generando a causa de localizar lugares concretos.

5.- Investigar
En esta ocasión necesitaba algo importante para despejar una duda en forma de muro en mi camino y dejé un mensaje en Facebook. Era complicado encontrarlo en la red y no conocía a nadie, que sea forense, que me aclarara la duda, pero las redes sociales te acercan cada vez más a las personas y en todas las comunidades hay personas que trabajan en sectores que tocamos los escritores. Me motivaba investigar y cuando te atrae una idea, pues imaginad lo que eso suponía, triplicar mis ganas para acompañar a mis protagonistas.

De momento estos son las ideas que he tenido para motivarme, conseguir estar tan obsesionado y seguir trabajando en la idea.
Decidí escribir sobre esto porque no he podido hacer un vídeo para mi canal de Diario Azucarado.

Espero que te haya gustado y espero más adelante poder escribir algunas entradas más según se me ocurra. La verdad es que son ideas propias, muy particulares, que no quiero dejar dormir ya que podría ayudar a algún compañero. Si todo lo contrario, crees que no es valida, te rechina algo sobre el artículo o quieres simplemente añadir algo más, por favor, no dudes en comentar.

Un saludo
Chabi Angulo

abril 3

Reseña #1 XXI de Francisco Miguel Espinosa

Reseña #1 XXI de Francisco Miguel Espinosa

Título: XXI
Autor: Francisco Miguel Espinosa
Portada/Ilustraciones: Alejandro Colucci
Editorial: Ediciones B
Edición: 2011
ISBN: 978-84-666-4741-0
Número de Páginas: 211 páginas.

Sinopsis:
Se suponía que el futuro era esperanza, que era algo bueno, que era desarrollo, progreso. El futuro era nuestra excusa para seguir vivos. Hasta que llegó Fox. Durante la primera década del siglo XXI, un simple hombre moverá la conciencia de millones de personas con su mensaje: el ser humano es el problema del planeta, y para salvarlo hay que hacer el mayor de los sacrificios. Diez años después, tres de los supervivientes a la oleada de suicidios, atentados y desastres que dejaron el mundo convertido en un oscuro paraíso de muerte, luchan día a día para encontrar un motivo por el que levantarse todas las mañanas. Necesitan aceptar tanto el desolador panorama que el futuro ofrece, como la certeza de que el pasado no fue todo lo maravilloso e idílico que quieren creer… Mientras, un mensaje de radio se repite constantemente: Fox está vivo y espera a todo aquel que desee venganza.

Mi Opinión:
Leí XXI varias veces porque sus párrafos son fáciles de digerir y ligeros. Tengo que admitir que me encantan las historias apocalipticas porque hacen sufrir un poco al protagonista sin oportunidad alguna y/o momentos muy crueles que me hacen estremecer como un terremoto, pero estamos dando con un libro de 211 páginas con un mensaje.
Francisco nos invita a reflexionar, pensar en la sociedad y lo que seríamos capaces de hacer, pero en situaciones que harían regurgitar de nuestra mente un asco por las duras escenas que describe.
Hay algunos detalles que son inimaginables y creo que imposible, pero sospecho que tuvo que calzar esos momentos para describir el entorno que sufrían los personajes.
Es un libro rápido de leer y hay escenas que puedes imaginar como las escenas de “The Road” de John Hillcoat.
Pero no te voy a mentir, lo he leído con esta, cuatro veces. Creo que lo he escogido por temporadas, o si quieres llamarlos, estados de ánimo. Me he fijado más en las escenas descritas, sus personajes y el final que viene con un mensaje para todos en general. Sin duda, Francisco es un autor rico en ideas, trabajo duro y con muchas sorpresas en su trayecto como autor.
Otra novela que tengo, y que aún no he podido hincar el diente es “Cabeza de Ciervo” de la Editorial Dolmén, pero eso será otra reseña.