octubre 2

Un año desde tu partida…

Un año desde tu partida… sí, te fuiste. Te llevaste la alegría, el escándalo, el amor por la música canaria y el teatro.

Mi abuela murió hace un año, en su casa y rodeada de sus hijas e hijo. Faltamos muchos para que pudiésemos despedirnos de ella y recibir esa “fusilamiento de besos que nos dabas en el cachete”
Después de estar viviendo cerca de 15 años lejos de ti, en todo este año te extraño más que nunca. Aunque todos decían que me querías más que a nadie, no pienso igual. Nos querías a todos por igual.

Ella fue una persona importante, conocida y con muchos secretos. Era actriz, cantante, amante de todo lo que era canario y fue sobretodo, abuela y madre. La quise, quiero, con toda mi alma y aunque también cometió errores, creo que eso la hacía más humana. Se llevó con ella muchos secretos, lagrimas y jamás dio el brazo a torcer. Creo que ninguno en la familia salió con ese temperamento, valentía y a la vez, cobardía.

Aún puedo oírla hablar por el pasillo, cantar y estallar en carcajadas. ¿Sabías qué el tono que llevo en el teléfono es el “Mar de Nubes” de Benito Cabrera? Cuando me llamas, va ser complicado ahora, suena el timple canario y mi miedo ahora es escucharlo. Sé que romperé a llorar como cuando cantaste el “aroro de mi niño chico”
Nadie sabía que yo estaba escondido debajo de la mesa del comedor, tendría once, tal vez doce años cuando limpiabas y cantaste el “aroro” con una foto mía. La terminaste con un “ay, nietito mio”
¿Crees qué eso se olvida? Imposible. Son esos momentos en la vida que guardas con cariño para estar preparado cuando seas abuelo.

Ayer hizo un año que partiste. No pude ir. Me fue imposible acercarme para decirte adiós. Sé que muchos dijeron, ¿cómo es posible qué no puedas ir? Es tu abuela. Mi problema, como todos los canarios que están fuera, es que mi billete salía, sólo de ida, setecientos euros y ya puedes exponer el problema, en este caso una muerte familiar, que ha ellos les dará igual.

Es triste, pero siempre ha sido así.

Adiós, Oma. Adiós.